Senda de los Monjes

Ribadelago - San Martín de Castañeda

Distancia: 4 km.
Dificultad: Baja/Media.
Desnivel: 300m.
Duración estimada: 2 horas.
Época recomendada: Todo el año, en especial primavera y otoño. Puede haber zonas del camino con bastante agua.
Tipo de camino: Senda y camino medieval.

Partiremos de Ribadelago Viejo, el camino saldrá del final del pueblo y en dirección al Lago de Sanabria. Antes de llegar al inicio de la ruta avistaremos un cruce de sendas bien señalizado en el que se indican varias rutas de senderismo, nosotros seguiremos el cartel de la Senda de los Monjes.

Al llegar al final del pueblo, después de haber debajo atrás las ruinas de la antigua iglesia (victima de la catástrofe de 1959), nos encontraremos un cruce con dos sendas, nosotros cogeremos la de la izquierda, la cual nos conducirá a un viejo edificio que en su día fue una piscifactoría; a partir de aquí cruzaremos un pequeño puente y ascenderemos por un bosque de robles y avellanos.

Cuando vayamos por la mitad del recorrido encontraremos restos de un castro celta. Después observamos las que son, posiblemente, las mejores vistas del Lago, y a partir de aquí el camino se hace un poco más difícil de seguir por las rocas, pero nosotros continuaremos en línea recta hasta que veamos el camino de nuevo que nos lleva hasta San Martín de Castañeda. Continuaremos por el camino, muchas veces con agua, y después de pasar por debajo de un puente de la carretera nos encontraremos con ésta que nos conducirá, cuesta abajo, a San Martín.

Una vez en San Martín hay tres opciones de finalización. La más sencilla es disponer aquí de un coche de apoyo que nos recoja; otra opción sería la de volver a recorrer la ruta en sentido contrario; y la tercera opción es dar la vuelta completa al Lago. Estas opciones no las vamos a tratar aquí, simplemente y por curiosidad, mencionar que si optas por dar la vuelta completa al lago la distancia se incrementaría en unos 8 Km. aprox., y la mayoría del recorrido se haría por carretera. No obstante, al final del pueblo de San Martín, tras pasar por un monumento homenaje a Miguel de Unamuno, a la derecha de la carretera, sale un camino que nos permite atajar y llegar por una senda hasta la Playa del Folgoso, desde aquí seguiríamos por la carretera bordeando el lago hasta llegar, nuevamente, a Ribadelago.