Laguna y cascada de Sotillo

Sotillo de Sanabria

Distancia: 11 Km.
Dificultad: media/alta.
Desnivel: 600m. aprox.
Duración estimada: 6 horas.
Época recomendada: Todo el año. En especial primavera, y otoño.
Tipo de camino: Circular. Senda y pista forestal señalizada con balizas color amarillo.

Esta es quizás la ruta más conocida de todo el Parque Natural del Lago de Sanabria. Puede realizarse circular, aunque en período de lluvias puede no ser una buena opción ya que el camino de vuelta está lleno de pequeños torrentes que inundan el terreno y pueden impedir el paso. En caso de no poderse hacer circular se vuelve por el mismo camino que se ha ido.

La ruta comienza en el pueblo de Sotillo de Sanabria al que llegamos por carretera desde Puente de Sanabria.

Poco más adelante hay un cruce de calles y una señal que marca la Cascada y la Laguna de Sotillo. Seguiremos la calle marcada hasta un merendero donde termina la pista encementada y comienza la senda que sube a la cascada.

El comienzo es muy pedregoso y podemos encontrar agua. En cuanto ascendamos un poco encontraremos la senda seca, aunque según vayamos subiendo encontraremos pequeños torrentes que pueden cortar el paso y no tendremos más remedio que mojarnos o sortearlos. El camino desde su inicio se interna en un bosque de robles algunos de ellos de gran porte.

Según vayamos subiendo nos encontraremos hayas, acebos y otras especies. La senda es siempre en ascenso, pero es casi al final donde encontraremos los repechos más fuertes y duros de la ruta. Terminan justo en otra señal que marca la dirección de la Laguna de Sotillo a la que nosotros no llegamos. Después del fuerte repecho, empieza otro pero esta vez en fuerte descenso y que lleva directamente a la cascada. Deberemos tener cuidado porque puede estar muy húmedo y es muy fácil resbalar. La cascada es impresionante y se pueden hacer buenas fotografías y colocarse muy cerca de la misma. Incluso descansar y reponer fuerzas para el camino de vuelta.

Como está dicho anteriormente, el camino de regreso se puede hacer por la misma senda o por otra distinta. En período de lluvias esta última puede no ser transitable, desciende muy rápido y tiene piedras y raíces que nos pueden hacer tropezar, por tanto es necesario hacerlo con precaución.

Una vez finalizado el descenso comienza un nuevo recorrido entre robles, que nos puede resultar muy agradable, ya que es prácticamente llano. Pequeños arroyos se nos cruzarán pero puentes de madera artesanales nos facilitarán el paso. Llegaremos de nuevo a Sotillo pero esta vez a su parte alta, lo que nos permitirá ver el bonito pueblo antes de regresar al coche.